Alejandra

Cádiz

Seguro que todos recordamos esas fotos de comunión hechas en estudio en las que solía haber un columpio con una enredadera de plástico o una paloma blanca dibujada de fondo con efecto difuminado. ¡Qué tiempos aquellos!.
Ahora la historia es bien distinta, vamos a disfrutar del olor a campo, de las risas entre hermanos, de la arena entre los dedos de los pies.
Haré que ese día quede grabado de por vida, que podáis volver a él todas las veces que queráis a través de vuestras fotos.
Qué sería de nosotros sin los recuerdos de nuestra historia.